Simplicidad que deleita

Simplicidad que deleita

Al planear una cena para alguien especial no podemos dejar de lado un buen emplatado

emplatado

  • En un plato es primordial el sabor, pero no por esto se deben descuidar sus demás características. Para que comer se convierta en una experiencia, se deben satisfacer todos los sentidos incluyendo la vista, que entrará en juego al analizar la presentación del plato, decidiendo si esta es apetecible o no.
  • Sin importar la ocasión, lograr esa imagen apetitosa por medio de un buen emplatado se consigue con mayor facilidad al optar por una presentación minimalista en la cual, con menos elementos, se logra el impacto visual deseado, aquel que conquista a los comensales.
  • En un emplatado minimalista resaltan el orden y la sobriedad, se busca la reducción de las formas y emocionar comunicando con pocos elementos. De modo que un plato minimalista ha sido despojado de cualquier componente sobrante con el fin que se presente solo lo esencial.
  • Una vajilla de un color plano, pastel o blanca será ideal para disponer los alimentos, los platos grandes y lisos también son recomendables. Si la preparación lo permite, podemos ubicar los alimentos dejando espacio en el plato, buscando que haya una armonía en los colores de los ingredientes y en la manera en que estos se ordenan.

Fettuccine con jamón ahumado y verduras agridulces

CONOCE MÁS

La vajilla ideal para cada ocasión

CONOCE MÁS