Crear una atmósfera para el emplatado

En el emplatado hay varios elementos a manipular, tanto los alimentos como la vajilla tienen colores, texturas y materiales cuyas características se pueden organizar y mezclar con la atmósfera, de manera que se cree un emplatado para cautivar la vista.

Los primero a escoger es la ubicación, que puede ser tanto interior como exterior, jugando a organizar los colores y texturas del espacio que se tiene con las de los elementos del emplatado. Se puede hacer un complemento de colores o un contraste, de manera que el fondo guíe la vista a los alimentos y a su exquisitez.

En caso de optar por el exterior es importante procurar que los alimentos estén protegidos y que los espacios sean adecuados en caso de lluvia para que no se mojen los platos ni los comensales.

También se puede pensar en el ambiente, si se tiene una locación interior es bueno escoger un sitio con buena ventilación y es ideal un lugar donde se alcance a ver un paisaje agradable o un cuadro que cause este efecto.

Sin importar que sea una locación exterior o interior, una iluminación adecuada puede dar el toque perfecto, buscando que se mantenga el mismo tono de luz en las diferentes fuentes usadas. En un espacio interior una gran opción para dar el efecto deseado es una luz graduable y en exterior se pueden usar calentadores, farolas, velas o combinar varios.

Al crear una atmósfera es importante experimentar, pero no se debe perder de vista el objetivo principal, que es resaltar la preparación lograda y que los ingredientes, la vajilla, la decoración y el ambiente que lo rodean sean todos parte de la experiencia de compartir un momento delicioso.