Láminas perfectas

Al momento de preparar una lasagna es ideal que todas las láminas queden cubiertas con salsa para que al momento de llevar al horno logren ese punto de cocción ideal que mantienen la firmeza y textura. Al usar láminas precocidas el ahorro en tiempo es perfecto para poder dedicarlo en el armado de cada una de las capas.

Es importante recordar engrasar un poco los moldes donde se va a hornear la pasta para que luego se facilite cortar y servir.