Un toque especial de sabor

Muchos amantes de la lasagna coincidirán en que pocas cosas son más placenteras que sentir ese primer bocado crujiente que combina la pasta, la salsa y el queso rayado en el paladar. Para lograr esto es importante tener tapado el molde y una vez esté listo agregar abundante queso para dorar la capa superior de la lasagna.

Una vez se retira la lasagna del horno es ideal dejarla reposar de 5 a 10 minutos antes de cortar y servir.